7 CURIOSIDADES SOBRE LA FERIA DE ABRIL EN LOS REMEDIOS

Feria de Abril

Llega la fecha más esperada por sevillanos y todos los amantes de uno de los momentos más festivos de toda Andalucía: La Feria de Abril. La popularidad de la Feria de Sevilla ha llegado a todos los rincones de España y del mundo entero. Una semana de diversión, reencuentros y de disfrutar de una de las mayores tradiciones de toda España. 

A pesar de que la Feria de Abril es cada vez más visitada por turistas nacionales y extranjeros, pocas personas conocen algunas de sus mayores curiosidades. Incluso, sevillanos y habitantes de Los Remedios que acuden año tras año a la feria, desconocen algunos datos importantes. Por eso, hoy veremos algunas de las curiosidades y datos históricos más destacados de la Feria de Abril.

1. La Feria de Abril no siempre ha estado en Los Remedios

Pareciera que siempre ha estado en el Real de Los Remedios. Pero, lo cierto es que la Feria de Abril, ha cumplido recientemente medio siglo en el barrio. Hasta el año 1973, la Feria de Abril se celebraba en el Prado San Sebastián.

La primera feria se celebró en agosto de 1846 como una exposición agrícola y ganadera, acompañada de algunas expresiones culturales y recreativas. Sin embargo, el origen histórico se materializa un año después cuando la Reina Isabel II decretó el inicio de la primera Feria de Abril. Aunque estas ferias aún mantenían el espíritu campestre, poco a poco se fue haciendo más urbana con el crecimiento de Sevilla.

La Feria de Abril comenzó a crecer en popularidad y las 19 casetas de sus inicios ya se habían multiplicado. El crecimiento de la ciudad creaba muchos conflictos de convivencia con la feria, lo que motivó su salida del Prado San Sebastián. El barrio de Los Remedios fue el lugar ideal para su nuevo hogar. Un espacio amplio, cercano al centro de la ciudad y en una zona que estaba en plena expansión. Un sitio privilegiado para la fiesta más importante de Sevilla.

2. ¿Por qué se llama Real de la Feria?

Para muchos, el nombre de Real de la Feria se debe a que fue la reina quien firmó el decreto que dio origen a la Feria de Abril. Y, aunque la reina le tenía un especial afecto a la feria, el nombre tiene un origen menos noble y más práctico. 

En la antigüedad, a mediados del siglo XIX, la Feria de Abril tenía más o menos el mismo furor que hoy en día entre los sevillanos. Sin embargo, no toda la población disponía de medios de transporte privados para hacer el recorrido. La mayoría de la población se desplazaba andando. Pero, andar largas distancias en el traje de flamenca y bajo el ardiente sol sevillano, no era una opción muy popular o cómoda.

Por lo tanto, cocheros sevillanos y de otros pueblos aledaños a la ciudad veían una oportunidad de multiplicar sus ingresos. Estos cocheros decoraban sus carros con adornos típicos y sus caballos lucían los cascabeles que les han dado fama mundial. Estos cocheros establecieron una especie de “tarifa plana” para llevar a los asistentes a la Feria de Abril. La tarifa para desplazarse al recinto ferial era de un real o 25 céntimos de peseta y de ahí el nombre. 

3. La Feria de Abril tiene dos inicios

Aunque para todos el inicio oficial de la Feria de Abril es el ya muy famoso “alumbrao”, lo cierto es que la celebración comienza mucho antes. La llamada “noche del pescaíto” es considerada por los sevillanos como el inicio no oficial de la feria. Esta noche es una de las más esperadas por todos pues es una ocasión especial para compartir con amigos y familiares.

La noche del sábado previo al encendido de las luces de la Feria de Abril los sevillanos suelen reunirse alrededor de una mesa con comida y bebida. Tradicionalmente, para esta cena tan especial se sirve pescado frito, mariscos y frutos del mar acompañado de rebujitos, manzanillas y otras bebidas. Lo especial de la noche es que permite a los visitantes reunir las fuerzas necesarias para lo que será una semana de fiesta, jolgorio y mucha actividad.

En nuestro artículo sobre la noche del pescaíto, hemos hablado sobre los orígenes de esta celebración. Allí podrás ver cómo existen diferentes teorías sobre el orígen de esta fiesta previa a la Feria de Abril. Para muchos especialistas en las tradiciones de Los Remedios, la preparación de los dueños de casetas es la más aceptada. 

En la noche del alumbrado, los dueños de casetas invitaban a sus amigos y familiares más cercanos a vivir la emoción del encendido de las luces. Esto se hacía con pescados fritos y rebozados en una época en la que las casetas carecían de medios de refrigeración y cocina. Poco a poco, se hizo tradición y hoy en día, la noche del pescaíto va más allá del Real de la Feria. En muchas terrazas y casas de Los Remedios y de toda Sevilla, las personas decoran sus mesas como una perfecta excusa para celebrar.

Feria de Abril

4. ¿Por qué existe una calle llamada “La calle del infierno”?

La Feria de Abril está, sin duda alguna, llena de curiosidades que aumentan aún más su encanto. Una de las zonas de la feria más visitadas por niños y adultos es la muy famosa “Calle del Infierno”. Pero, ¿a qué se debe que esta zona de la feria reciba este nombre tan peculiar? Todo se debe a que es un parque de atracciones efímero que se instala únicamente durante los días de la feria.

Este parque de diversión está lleno de atracciones mecánicas o, como lo conocen los sevillanos, de “cacharritos”. Las norias, coches de choque, montañas rusas y más de cien atracciones diferentes. Parte del encanto y atractivo de estos juegos son sus luces despampanantes y un ruido que se le hace a muchos “infernal”.

El nivel de decibelios que producen las atracciones les hace llevar este apodo tan siniestro pero que en realidad es diversión al más alto nivel. Sin embargo, desde hace un par de años, la calle del infierno enmudece y baja la intensidad de sus luces por unas horas. Esto se hace como una consideración a niños en el espectro autista.

Feria de Abril

5. El rebujito es “la mejor bebida para el verano en el mundo entero”

Y no lo dice un sevillano, lo dice nada más y nada menos que el New York Times. El mítico diario americano ha analizado más de 100 bebidas veraniegas en todos los rincones del planeta. Dentro de todas estas bebidas exóticas, tropicales y refrescantes, el rebujito se lleva la palma como la mejor.

Esta bebida es una acompañante sin falta a todas las celebraciones de la Feria de Abril. Una fina mezcla de manzanilla y refresco de limón, aunque cada caseta le añade su toque especial para hacer “el mejor de la feria”. No se sabe a ciencia cierta cuál es el mejor de toda la feria, pero sí que el rebujito es un clásico infaltable.

6. Las casetas actuales no siempre lucieron así

Una caseta de la Feria de Abril es inconfundible en cualquier parte del mundo. Al verla, aún sin haber venido nunca, cualquier persona en el mundo sabrá que es una caseta de la feria. Pero, no siempre fueron tan espectaculares y lucieron como lo hacen hoy.

Hasta hace un siglo, cada dueño instalaba su caseta sin un patrón definido y algunas casetas eran muy improvisadas. Esta especie de desorden le daba a la Feria de Abril una apariencia itinerante y sin orden. Por ello, el ayuntamiento instaló la primera caseta con la forma que vemos hoy en día. El diseño gustó tanto que se hizo la norma que siguen todos.

Feria de Abril

7. Los Remedios reciben a sevillanos de todas partes del mundo

Los Remedios y la Feria de Abril son dos compañeros inseparables. Aunque la feria ha encontrado su hogar tan sólo hace 50 años en el barrio, su fusión es perfecta. Por ello, Los Remedios se ha hecho el barrio elegido por sevillanos que han salido de su tierra. Estas personas han elegido comprar pisos en Los Remedios y así estar a un paso del Real de la Feria. Algunos de estos propietarios han visto una oportunidad de negocio al alquilar sus inmuebles a visitantes nacionales y extranjeros durante la duración de la feria. 

Las ferias atraen anualmente a más de dos millones de personas venidas de todos los rincones de la Tierra. Esta cantidad de visitantes dejan a la ciudad cientos de millones de euros en concepto de turismo y servicios. Uno de los mayores atractivos de la Feria de Abril para la ciudad. Sin duda, una de las más bellas tradiciones y un momento ideal para compartir en uno de los barrios más apetecidos en el mercado inmobiliario actual. 

Deja un comentario

Comparte esta Entrada

Te puede Interesar...