LA HERMANDAD DE LAS CIGARRERAS. PATRIMONIO DE LOS REMEDIOS

Hermandad de las Cigarreras

La Hermandad de las Cigarreras es uno de los pilares más importantes de Los Remedios y su historia ha estado ligada al barrio desde sus inicios. Aunque la hermandad nació hace más de 460 años en la Iglesia de San Benito de Calatrava, fue trasladada a la Real Fábrica de Tabacos a principios del siglo XX. 

Desde el nacimiento de Los Remedios, la Hermandad de las Cigarreras ha sido uno de los patrimonios más importantes de nuestro barrio. Por ello, hoy veremos un poco de historia y la importancia que tiene la hermandad en los corazones de los habitantes de uno de los barrios más tradicionales de Sevilla.

Hermandad de las Cigarreras

Los 461 años de historia viva de la Hermandad de las Cigarreras

La Real e Ilustre Hermandad y Cofradía de Nazarenos de la Sagrada Columna y Azotes de Nuestro Señor Jesucristo y María Santísima de la Victoria Coronada, nació en 1563. Su nacimiento en la Iglesia de San Benito de Calatrava, da inicio a uno de los pilares más importantes de la fe en Sevilla.

La hermandad ha visto pasar más de cuatro siglos de cambios históricos en uno de los enclaves católicos más importantes de Europa. Sevilla ha sido desde su fundación uno de los centros más importantes de la fe y la iglesia. Por tal razón, la hermandad siempre ha estado protegida por la santa iglesia como uno de sus baluartes más importantes en España.

La iglesia de San Benito quedaba ubicada en lo que hoy conocemos como La Barqueta. Pero, la incesantemente cambiante historia de nuestra ciudad, produjo muchos cambios de sedes de la hermandad. Aunque siempre ha mantenido sus lazos indivisibles sin importar a donde fuera trasladada.

De 1578 a 1589 la Hermandad de las Cigarreras pasa a la Iglesia ex-conventual de la Santísima Trinidad en la actual Basílica Santuario de Auxiliadora. De allí pasa a la Capilla de la Hermandad de la Antigua, en lo que hoy es la capilla de la Hermandad de Montserrat. 

En 1598 se muda al Convento de San Francisco de Paula, actual iglesia de los Jesuitas en la calle Jesús del Gran Poder. Posteriormente, fue mudada a la Iglesia parroquial de San Miguel y luego a la Iglesia parroquial de San Pedro en la Plaza de San Pedro. En esta sede la Hermandad de las Cigarreras adquiere su unión indivisible con la fábrica de tabacos que se ubicaba en los predios de la iglesia de San Pedro.

Hermandad de las Cigarreras

¿Por qué se le conoce como la Hermandad de las Cigarreras?

Como hemos visto, la hermandad unió sus lazos a los de la fábrica de tabacos ubicada en las adyacencias de la Iglesia San Pedro. Allí, la hermandad hizo una labor social muy intensa con los trabajadores de la fábrica y sus familias. Era la hermandad quienes se encargaban de las labores de organizar y financiar los funerales de los trabajadores y sus allegados. Las personas eran enterradas con cera, paño mortuorio y muñidor de la hermandad.

Esta labor hizo que muchos de los trabajadores de la fábrica y sus familiares más cercanos sintieran una estrecha relación con la hermandad. Poco a poco, la Hermandad y Cofradía de Nazarenos de la Sagrada Columna y Azotes, fue llamada la protectora de las cigarreras. Es decir, de quienes se encargaban de producir cigarros y productos de tabaco. Un nombre que ha sido adoptado por los mismos hermanos y cofrades como suyo desde hace más de tres siglos.

En 1711 se tienen los primeros registros de procesiones organizadas por la Hermandad de las Cigarreras. Desde un inicio, la hermandad ha salido en procesión el jueves santo. En sus inicios, la hermandad salía con tres pasos: El de la Columna y Azotes, el paso del Santo Cristo de la Púrpura, en el que representa el acto de recoger sus vestiduras tras los azotes. Y, el último, el paso de la Virgen de la Victoria.

La invasión francesa a Sevilla afectó profundamente a la Hermandad de las Cigarreras debido al cierre de la fábrica de tabacos. Este cierre y la expulsión de los Padres Terceros Franciscanos por parte de los franceses casi obligó a la hermandad a desaparecer. De hecho, llegó a tener poco más de 100 miembros y por más de 40 años, no salió a procesionar.

La llegada a Los Remedios de la Hermandad de las Cigarreras

Los duros años posteriores a la crisis ocasionada por la invasión francesa pusieron a prueba a la Hermandad de las Cigarreras. Los problemas económicos ocasionaron que la salida en las procesiones de finales del siglo XIX fueran inconstantes y reducidas. La hermandad salía en muchas ocasiones con un solo paso y algunos años, sólo como un pequeño acto simbólico.

La separación de la Hermandad de las Cigarreras de la financiación de las actividades fúnebres de los trabajadores fue una consecuencia de estos problemas económicos. Además, el mal estado de la fábrica de tabacos ocasionó un declive notable de la actividad de la hermandad.

No fue sino cuando la Casa Real toma el control de la fábrica canónica y se convierte en la Real Fábrica de Tabacos cuando la hermandad resurge. Como un ave fénix, la Hermandad de las Cigarreras recobró su esplendor de otros tiempos.

La Casa Real incorpora más de 5500 trabajadoras a la Real Fábrica y consecuentemente, la hermandad crece en número y recursos. A principios del siglo XX se crea la “Caja de Auxilio de los obreros y obreras de las Fábricas de Tabacos”. Adicionalmente, se organiza el traslado de la Real Fábrica de Tabacos a su actual sede en lo que posteriormente conoceríamos como Los Remedios.

Hermandad de las Cigarreras

La actualidad de la Hermandad de las Cigarreras y su lazo indivisible con Los Remedios

Hablar de la Hermandad de las Cigarreras es hablar de la historia de Sevilla y sin duda alguna, de Los Remedios. La hermandad ha sido testigo vivo de los últimos cuatro siglos y medio de historia de Sevilla, de España y del mundo. Las guerras en Europa y conflictos políticos en España han afectado las procesiones de la hermandad que sólo ha interrumpido su labor por estas causas mayores.

Es casi imposible encontrar una institución con el peso histórico que tiene la Hermandad de las Cigarreras en el mundo entero. Hoy en día, la hermandad es uno de los pilares más importantes de Los Remedios, un referente de su historia y uno de los vecinos más ilustres del barrio.

Su sede ha estado en la Calle Juan Sebastían Elcano en la Capilla de la Fábrica de Tabacos desde hace más de 120 años. La Hermandad de las Cigarreras es, de hecho, la vecina más antigua de Los Remedios. Los dos pasos del jueves santo de la Hermandad son conocidos en el mundo entero y una referencia obligada al hablar de la Semana Santa sevillana.

Sin lugar a dudas, la Hermandad de las Cigarreras es un pilar invaluable de uno de los barrios con mayor tradición en España. Un barrio lleno de historia y con vecinos tan ilustres como la La Real e Ilustre Hermandad y Cofradía de Nazarenos de la Sagrada Columna y Azotes de Nuestro Señor Jesucristo y María Santísima de la Victoria Coronada.

Deja un comentario

Comparte esta Entrada

Te puede Interesar...