LAS SEVILLANAS PUEDEN SER DECLARADAS BIEN DE INTERÉS CULTURAL

las sevillanas

Las sevillanas son uno de los palos del flamenco más populares y las protagonistas indiscutibles de la Feria de Abril. Para los investigadores de la cultura andaluza, las sevillanas son la cara más colorida del flamenco y la quintaesencia de lo que se conoce como “la sevillanía”.

Este hermoso espectáculo que llena de algarabía las tardes de feria es mucho más que un baile de moda o un ritmo para pasar el rato. La historia de las sevillanas es la misma historia de Sevilla y Los Remedios. Ahora, un plan del Ayuntamiento de Sevilla quiere elevar su sentido y dejar claro su legado cultural a la humanidad.

Este plan presentado en abril por el Alcalde de Sevilla pretende elevar a las sevillanas a la categoría de Bien de Interés Cultural (BIC). Un BIC es una figura de carácter legal que protege los valores tangibles e intangibles de nuestra sociedad. En Sevilla, monumentos como el Real Alcázar o la Antigua Fábrica de Tabacos han sido declarados como bienes de interés cultural. Por lo general, los BICs se asocian a obras civiles como castillos o iglesias y pocas veces los asociamos con expresiones culturales.

Pero, según el informe presentado por el alcalde, las sevillanas deben ser un BIC. Esta noticia fue hecha pública en el marco de la celebración del 50 aniversario del traslado de la feria a Los Remedios. Para la junta revisora de esta petición, las sevillanas son un bien inmaterial de Sevilla y deben protegerse legalmente.

Al parecer, esta petición ha sido acogida con optimismo en la Junta de Andalucía y pudiéramos tener respuestas en cualquier momento. Pero ¿Qué significa que las sevillanas sean un BIC? Veamos.

las sevillanas

¿Qué es un Bien de Interés Cultural?

Un BIC o Bien de Interés Cultural, es una figura jurídica que protege al patrimonio histórico español. Aunque dentro de su ordenamiento legal, los BICs se circunscriben a bienes muebles e inmuebles, algunas expresiones culturales entran en esta distinción. Cuando un bien es declarado como de interés cultural se inicia todo un protocolo que lo protege como un patrimonio histórico de los pueblos. Por ende, sus valores históricos y artísticos se protegen por la administración en su conjunto. Además, se preserva su esencia estructural como un legado que pertenece a todos los habitantes de una región.

En el caso de los monumentos, entrar dentro de la clasificación de BIC lo protege contra alteraciones estéticas y estructurales de su edificación. Lo hace propiedad pública y se designa una administración que cuidará de su indemnidad a través del tiempo. Pero, cuando un bien inmaterial como las sevillanas se declaran BIC, realmente se protegen todos los elementos relacionados con ellas. Desde su estructura rítmica y musical hasta el vestuario, sus accesorios y la forma de bailarlo. Es decir, se transforman en una expresión cultural que no puede ser registrada como privada. Asimismo, pasa a ser propiedad de todos los sevillanos en el mundo.

La Feria y las sevillanas, una amalgama indivisible

Como una expresión unida de manera indivisible a la Feria de Abril, las sevillanas tienen sus orígenes en el siglo XVIII. Aunque hay expresiones asociadas a las festividades del Rocío, Sevilla ha sido el hogar de las sevillanas desde la primera feria en 1847. A pesar de que eran expresiones culturales comunes en casas y lugares públicos en toda Sevilla, la feria siempre ha sido su escenario más importante. Miles de hombres y mujeres se preparan todo el año para lucir sus dotes de baile en los días más alegres de Sevilla.

Es imposible hablar de ferias sin sevillanas y sevillanas sin feria. Una de las bases de la declaración como BIC es que no son un espectáculo de bailarines profesionales. Todas las personas bailan y disfrutan de las sevillanas por igual. A diferencia de otras danzas regionales, las sevillanas se bailan y se cantan en toda Sevilla durante todo el año.

Además, el baile y el cante son musicalmente únicos, por lo que no se confunden con otras expresiones culturales de otros pueblos. El vestuario, los accesorios y los compases de las partituras de las sevillanas serán protegidos junto a sus pasos de baile y sus ademanes. Un bien que podrá ser una de las mayores representaciones de nuestra ciudad en el mundo entero.

Las Sevillanas, hijas de Los Remedios

Muchas danzas tradicionales del mundo entero se ejecutan sólo en un día específico como acompañantes a una celebración. En muchas regiones, los bailes son una pequeña parte de una celebración histórica o religiosa. Se bailan una vez al año y durante el resto del calendario se olvidan pues no son de dominio público. 

Por el contrario, si afinamos el oído, podemos escuchar cómo sale el ritmo de sevillanas por los postigos y calles de nuestro barrio. Del mismo modo, nuestras academias de baile se llenan con niños y adultos que quieren aprender y perfeccionar sus técnicas los 365 días del año. La feria de abril, su colorido y su alegría se han exportado al mundo como una de las máximas representaciones de la cultura española. En cualquier rincón del mundo, el compás de una sevillana es y será símbolo inequívoco de España.

Los Remedios han tenido mucho que ver en la elevación de las sevillanas como una representación indiscutible de nuestra ciudad. Desde el traslado de la feria del Prado de San Sebastián a Los Remedios, las sevillanas llegaron a su apogeo. Aunque no podemos decir que son literalmente nacidas en el barrio, aquí es donde se han encumbrado. Por lo tanto, al igual que muchos de los habitantes nacidos en otros lugares, las sevillanas son tan de Los Remedios como cualquier vecino.

Esta contribución a la hispanidad y su cultura se ha hecho inmortal en nuestro barrio. Una muestra más de la importancia de Los Remedios en la exportación de España como protagonista de la escena mundial. Y ahora, con la declaración de las sevillanas como Bien de Interés Cultural, podemos decir con orgullo que son realmente nuestras.

Deja un comentario

Comparte esta Entrada

Te puede Interesar...