LA NOCHE DEL PESCAÍTO: UNA TRADICIÓN NACIDA EN LOS REMEDIOS

noche del pescaíto

La noche del pescaíto se ha transformado en el punto de partida no oficial de la Feria de Abril. Aunque el ‘alumbrao’ da inicio a las celebraciones en el Real de Los Remedios, la feria realmente comienza en la cena previa. Para muchos, esta cena se ha convertido en una tradición asociada indivisiblemente a la feria de Sevilla. Pero, en realidad nació cuando la feria se trasladó a Los Remedios.

A pesar de que la noche del pescaíto es hoy en día una tradición popular, muchos desconocen sus orígenes. Como toda celebración popular, la razón de ser de la noche del pescaíto tiene muchas teorías, leyendas y explicaciones. Hoy veremos algunas de estas teorías sobre la noche más esperada por los habitantes de Los Remedios y quienes visitan la fiesta más importante de Sevilla.

Los orígenes de la noche del pescaíto en el Real de Los Remedios 

Muchos escritores han tratado de romantizar la noche del pescaíto como un símbolo de tradiciones sevillanas antiguas. Algunos le han querido dar un toque de acervo histórico de los antiguos feriantes venidos de todos los rincones de Andalucía. Estos autores han asociado la noche del pescaíto con los viejos orígenes de la Feria de Abril como la reunión de negocios más importante de Sevilla. 

Sin embargo, según los especialistas en la historia de Los Remedios, esta noche tan especial tiene un origen menos romántico. Es más, para los historiadores, la noche del pescaíto tiene un origen más práctico que idílico. Tiene mucho más cercanía a un problema de refrigeración que a un símbolo andaluz histórico.

Cuando los dueños de casetas dejaban su hogar para instalarse por varios días en el recinto ferial, dejaban muchas cosas atrás. Entre ellas, una cocina en condiciones pues, cuando la feria estaba en Prado San Sebastián, las casetas estaban desprovistas de algunas comodidades básicas. Solo las grandes casetas de los más pudientes de la ciudad tenían cocinas, cocineros y espacios de almacenamiento.

Por ende, las comidas repartidas a los invitados consistían en chacinas o alimentos que podían consumirse sin una preparación elaborada. El pescado no entraba dentro del menú, pues, como es obvio, era imposible garantizar su seguridad.

La feria en Los Remedios, cuando todo cambió para siempre

Cuando la feria se trasladó al Real de Los Remedios, las casetas crecieron en tamaño, en capacidad y por supuesto, en comodidades. Esta mejora en las casetas dio pie a la instalación de cocinas y espacios para almacenar alimentos. Las casetas pudieron ofrecer mejores condumios a sus invitados y la feria cambió para siempre.

Pero, debemos recordar que cuando la feria se trasladó a Los Remedios a principios de los 70 ’s, muchas comodidades actuales, ni siquiera existían. La capacidad de refrigerar productos frescos no era la ideal en las casetas de la feria. Por ello, los dueños de casetas recurrieron a una fórmula ideal: El pescado frito.

Rebozar y freír grandes cantidades de pescado permitía extender su calidad por más tiempo. Además, el pescado rebozado y frito conserva su sabor sin que deba necesariamente consumirse al momento de hacerse. Por ende, las casetas podían ofrecer una cena perfecta para iniciar las celebraciones de la feria sin necesidad de una logística monumental.

Por supuesto, esta es una de las teorías del orígen de la noche del pescaíto. Otros autores atribuyen su inicio a la hospitalidad de los dueños de casetas a sus invitados más cercanos e importantes. Según estos historiadores, las primeras casetas de la feria en Los Remedios compraban papelones de pescado frito como una forma de agasajar a sus invitados. Estos anfitriones invitaban a sus amigos y familiares más cercanos a presenciar en vivo y directo el encendido de las luces.

Esta reunión previa al encendido de las luces del ‘alumbrao’ se fue convirtiendo en una tradición que pronto se extendió a todas las casetas. Poco a poco, la noche del pescaíto se transformó en la previa al inicio de la feria.

noche del pescaíto

Del Real de Los Remedios a toda Sevilla… ¡Y al mundo!

Sea como sea que se haya iniciado la noche del pescaíto, hoy en día es la tradición más emblemática del comienzo de la Feria de Sevilla. Cada año, las casetas se llenan de invitados ansiosos de ver en directo como las luces se encienden a las 12 de la noche del sábado que inicia la Feria. Pero, esta tradición ha salido del recinto ferial a cada rincón del mundo.

Los bares de Los Remedios comenzaron a ofrecer una cena de noche del pescaíto como un atractivo para turistas y visitantes a la feria. El éxito fue tal que bares de Triana y Sevilla comenzaron a ofrecer esta cena como una de sus noches más productivas. Hoy, los bares de toda Andalucía cuentan con menús especiales para la noche del pescaíto.

Pero, lo más encantador de la noche del pescaíto es que se ha ido del Real de Los Remedios hasta las casas. Cada sábado previo al alumbrado de la feria, en miles de hogares se reproduce la noche del pescaíto como una oportunidad de reunir a familiares y amigos.

Esta hermosa tradición que nació en Los Remedios poco a poco se ha ido extendiendo a los rincones más lejanos de la Tierra. Los emigrantes andaluces se han llevado consigo esta tradición allí a donde van. Actualmente, en toda España se celebra la noche del pescaíto como una tradición muy arraigada.

Pero, el aroma del rebozado, la manzanilla y el rebujito ha llegado a toda Europa y América. Donde sea que haya un andaluz, habrá noche del pescaíto y las más hermosas tradiciones andaluzas. La noche del pescaíto ha sido uno de los mayores aportes de Los Remedios a la cultura popular andaluza. Una noche que se originó en nuestro barrio y que ha trascendido las fronteras. 

 

Deja un comentario

Comparte esta Entrada

Te puede Interesar...