¿QUÉ HACER CON EL SEGURO DE HOGAR SI VOY A VENDER MI PISO?

seguro de hogar

Muchos propietarios tienen ciertas dudas sobre la obligación de renovar el seguro de hogar antes de vender un piso en Los Remedios. Esta duda se puede clasificar en dos tipos: Aquellos propietarios cuya póliza se vence después de la venta y aquellos cuya póliza se vence antes de la firma.

En cualquiera de los dos casos, los expertos inmobiliarios de Los Remedios nos recuerdan que el seguro de hogar no es absolutamente obligatorio. Es decir, el Real Decreto 716/2009 en el artículo 10 establece que sólo aquellas propiedades bajo contratos de hipoteca están obligadas a asegurarse.

Estas pólizas cubren las pérdidas producidas por incendios, inundaciones o daños estructurales de la vivienda irreparables o mayores a su valor venal. Este es valor que se establece por los peritos valuadores al inicio del contrato o al momento de la compra. Sin embargo, a pesar de que un piso libre de cargas hipotecarias no está obligado a asegurarse, es siempre una alternativa positiva. Asimismo, contratar un seguro de hogar se considera como una de las medidas de mayor prevención y tranquilidad para propietarios.

Adicionalmente, las pólizas de seguro de hogar nos permiten protegernos de daños por agua, eléctricos, fuego, roturas accidentales y de otro tipo. También, un seguro de hogar le da a nuestros vecinos e inquilinos, la protección por daños causados desde nuestra propiedad.

Por ende, contratar un seguro de hogar hasta el último día de posesión de un piso en Los Remedios debe ser una alternativa a considerar. Por lo general, son pólizas relativamente económicas pero con grandes servicios y coberturas. Hemos consultado con algunos de los mayores expertos en seguros y nos han dado las claves más importantes sobre este tipo de pólizas. Veamos.

seguro de hogar

¿Qué cubre un seguro de hogar?

Una póliza de seguros, independientemente de su naturaleza cubre riesgos y daños económicos propios y/o a terceros. El mercado asegurador español es uno de los más diversos del mundo con pólizas para prácticamente cualquier propiedad, negocio y persona. En este sentido, las pólizas de seguro de hogar son una de las más populares entre propietarios de pisos y casas. Estas pólizas cubren daños a terceros, daños propios y pueden incluir lesiones personales o roturas de electrodomésticos.

Las pólizas vienen en una variedad de tipos, coberturas y servicios que varían entre aseguradoras. Algunas ofrecen pólizas más básicas mientras que otras ofrecen servicios como manitas, reposición de equipos o sistemas de alarmas. Aunque hay una gran variedad de servicios y tipos de pólizas, estas son las más comunes en el mercado actual:

  • Póliza de daños: Este tipo de póliza es el obligatorio si contratas una hipoteca con un banco. Consiste básicamente en la cobertura de estructura en caso de incendio o inundación o catástrofes naturales. En los casos de contratarse con la hipoteca, generalmente se pide un seguro de vida en el que el beneficiario suele ser el banco.
  • Pólizas multirriesgo: Este es el tipo de póliza más común pues incluye la cobertura de la estructura y lo contenido dentro de ella. Es decir, cubre electrodomésticos, enseres, personas e incluso, mascotas. Suelen tener coberturas bastante amplias de responsabilidad civil a terceros y servicios incluidos.
  • Póliza de robo: Este tipo de póliza de seguro de hogar no cubre daños estructurales pero sí de los enseres y equipos declarados. En caso de robo, la compañía cubre el monto perdido de acuerdo a lo preestablecido en el contrato inicial.

Nuevamente, cada compañía de seguros tiene sus propias condiciones, límites y tipos de pólizas. Es importante saber que debemos asesorarnos muy bien y comparar la mayor cantidad de empresas antes de firmar una póliza definitiva.

Si voy a vender ¿Merece la pena renovar la póliza?

A pesar de que la exposición al riesgo es una decisión muy personal, la mayoría de los asesores inmobiliarios aconsejan siempre estar protegidos. Los riesgos están siempre latentes y no hay forma de predecir su ocurrencia de manera exacta. Por lo que, incluso la noche antes de la firma de la venta pueden ocurrir eventos catastróficos con el piso.

Por ende, la máxima recomendación es conservar la póliza del seguro de hogar hasta el último momento. Aún así, existen varias modalidades que algunas empresas permiten para optimizar los costes asociados a la venta. Veamos tres opciones muy frecuentes a la hora de vender un piso en Los Remedios:

Opción 1: Traspasar la titularidad de la póliza

Supongamos que el piso a vender es el objeto de una hipoteca que será traspasada al nuevo propietario. En este caso, es habitual que el banco recomiende hacer también un cambio de titularidad de la póliza de seguro de hogar. Generalmente, las aseguradoras permiten estos cambios sin mayores inconvenientes pero, existen unos plazos que deben cumplirse. En primer lugar, debemos notificar al seguro con al menos 15 días de anticipación, aunque esto puede variar de acuerdo al propio contrato.

Opción 2: Cancelar la póliza con fecha de la firma de la venta

Si notificamos al seguro sobre la venta, es posible que podamos obtener una cobertura total hasta el día de la venta del inmueble. Esto puede generar una penalidad de acuerdo al contrato hecho. No obstante, en algunos casos, esto puede incluir la obligación de la aseguradora de devolvernos la porción no consumida. Esto quiere decir que la compañía podría devolvernos la parte de la prima que corresponde a los meses que faltan para vencer el contrato.

Opción 3: Contratar un seguro por días

Si suponemos que la póliza se vence antes de la firma de la venta y no queremos hacer un nuevo contrato, tenemos una alternativa. Algunas empresas de seguro ofrecen pólizas limitadas a un número de días específicos. Este tipo de coberturas pueden contratarse por un tiempo mucho menor a los 365 días habituales de las pólizas. De esta forma, podemos contar con la protección sin tener que hacer un contrato al uso. Aunque el día de cobertura con este tipo de seguro de hogar es más caro, merecerá la pena por una póliza más corta.

En definitiva, afrontar los riesgos puede ser una decisión que a priori suene como la más económica pero también puede ser la menos sensata. Considerar los gastos asociados a un daño estructural o un evento fortuito siempre serán menores al coste de la póliza más cara. Adicionalmente, es fundamental conocer si tenemos la obligación de contratar un seguro de hogar por hipotecas. En todo caso, los mayores expertos inmobiliarios de Los Remedios pueden asesorarnos en cada caso individual con las mejores opciones para nosotros.

Deja un comentario

Comparte esta Entrada

Te puede Interesar...